domingo, 2 de marzo de 2014

Esperar a los invitados en un salon

Bueno, entonces ¿vienes manana? ¿A las once? Sentia una gran emocion, porque, aunque no sabia leer, distinguia perfectamente las cartas de sus familiares. Vamos a ser muy felices lejos de aqui dijo La hermosa lo miro admirablemente. Hubo un pequeno silencio mientras George asimilaba la respuesta. ¿Esta segura? Soy su padre. Y estoy preocupado. O sea, no ha de entrar en detalles, solo los temas de los que hablan. Me alegro de que hayas Iba a decir «evacuado el sillon de », pero me contuve—. Me alegro de que te sientas mejor.

¡Sal del camino, inmundo coolie!le grito un hombre montado en un triciclo que llevaba una pila de diarios en el cajon trasero. Yen se aparto del camino en el preciso instante en que un golpe le alcanzaba en la tibia. Lo siento, querida. Tu sabes lo que pasaria si yo fuese ahora a tu cuarto. No puedo. Su marido ruega le disculpedijo—. No se siente bien. La espera a usted abajo. ¿La acompano hasta un taxi? le paso a , que se mostro bastante correcta; despues, cogio el telefono y le conto que todo iba de maravilla y que su familia la echaba de menos. Le confeso que ella tambien la echaba de menos y la animo a viajar a casa el fin de semana siguiente para poder sentarse las dos a charlar un buen rato.

Las dos amigas conversaron animadamente y, antes de colgar, volvio a ponerse  un momento. Estaban a punto de pedir una pizza, una tradicion del domingo por la noche. Tras la presentacion de esta nueva propuesta, no hubo objeciones. Los gobernadores se habian dejado convencer ante el impetu de y la vasta experiencia de Mr. . El tandem anglo-espanol habia surtido efecto. Mientras Mr.  negociaba las inversiones, supervisaba las obras. La mitad habia corregido. Porque nos vigilaremos la espalda mutuamente. No habia ira, ni emocion alguna. Estaba calculado. Como si fuera el cerebro de un asesino nato. «Es caprichoso y esta amargado», penso ¿Puedo?Ni siquiera sabia lo que queria pedir ni como ganar tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario