domingo, 19 de julio de 2015

Un hotel discreto seguro y anonimo

Abrio los ojos. No habia nada que le hiciera mas feliz que pensar en que seria el proximo dueno del hotel en Malaga. Por esa razon, desde pequeno, habia permanecido largas horas junto a su padre y grandes hombres de negocios, escuchando conversaciones indescifrables para el. A medida que fue creciendo, esos coloquios se volvieron comprensibles y empezo a participar en ellos con una inteligencia deslumbrante. pasaba la mayor parte del tiempo reflexionando sobre hechos pasados. Adoraba echar la vista atras y enorgullecerse de la saga familiar de la que habia obtenido la mejor de las herencias. Eso no implicaba que, de vez en cuando, pensara en el porvenir del hotel, pero era una senal evidente de que si las cosas iban bien, estas eran intocables.

nego con la cabeza. salio a cenar con el sabado por la noche y pasaron una agradable velada. Llamaron a y a desde el movil de y disfrutaron de la maravillosa sensacion de estar todos mas cerca los unos de los otros. Era particularmente gratificante para tener a , con quien siempre se habia sentido muy unida. Durante la cena hablaron del divorcio y reconocio que todavia estaba alucinada por la decision de su padre. La muchacha le insistio a su madre en que tenia que seguir adelante por duro que fuera y tambien se intereso por saber si le apetecia salir con alguien, a lo que , con sinceridad, le respondio que no le apetecia en absoluto. Ni podia imaginarse saliendo con nadie, ni, muchisimo menos, acostandose con un hombre que no fuera Habia estado con su marido veintidos anos y se le hacia inimaginable salir con otro hombre.

El quimono transformo subitamente el pequeno y algo ridiculo japones en un personaje lleno de dignidad. Su figura era agradable y estaba llena de gracia cuando comenzo a comer. parecio comprender que la compania de aquel hombre no le resultaba del todo desagradable Pero no tardo en olvidarlo, y sus pensamientos volaron nuevamente hacia .
Dime, ¿que sabes? Por lo que me han dicho, estas en el lugar ideal. Discreto, seguro, anonimo. ¡Dios, como te envidio! Maldito nudo en la garganta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario