martes, 2 de septiembre de 2014

Presentando a la gobernanta del hotel

Recordo las lagrimas de la noche anterior. Mas vale que te des una ducha antes de que vuelva. El olor te delata. Se volvieron y vieron que un Maserati se acercaba a toda velocidad hacia las rocas. El conductor agitaba un brazo y gritaba lo miro mientras se acercaba. le habia dicho que se habia ido al desierto a practicar el tiro con arco. Le habia sorprendido. Ahora, al verlo caminar hacia ellacon el enorme arco al hombro, la aljaba sujeta al cinturon, la ajustada camiseta que marcaba sus poderosos musculos— parecia un ser primitivo, poderoso. Y muy sexy.

Tu hermano especifico Lo que sucedio fue que empeoro. se volvio caprichosa e impulsiva. Usaba ropa mas extremada y provocativa, con las faldas muy cortas y los tacones muy altos. estaba muy preocupado. Veia que le temblaba un poco la mano al verter la leche en el cafe del desayuno, como si en realidad quisiera un lingotazo de vodka. Coincido totalmente contigo dijo No en lo de los tacones, claro. Pero si pienso en que tengo que hacer otra llamada al ayuntamiento de Papa y tu deberiais haber pasado cien anos juntos.

A medida que aquella conversacion zumbaba en oidos, se sentia cada vez mas enfermo. Habia permanecido todo el tiempo apoyado en el respaldo la silla, mientras en la habitacion contigua yacia con una fractura en el craneo de la que el viejo charlatan aleman parecia no haberse dado cuenta. Notaba como desde venia hacia el una corriente generosa que le llamaba. Sus rodillas temblaban de forma que momentaneamente olvido cuanto pasaba rededor, en su afan por hacer que sus nervios obedeciesen a sus ordenes. noto con disgusto que sus rodillas temblaban, mientras esperaba la comunicacion. Le asaltaba la torturante idea de que pudiera molestarle una llamada nocturna suya mientras se hallaba con aquella.

La gobernanta se paseo de un lado a otro de la fila escrutandolos con sospecha. Ninguno parecia ser mas culpable que el otro y, a la vez, todos podian serlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario