jueves, 21 de agosto de 2014

Habitaciones que cuentan con chimenea propia

¿Crees que sabe algo?le preguntaba su mejor amiga. Aquella noche habia quedado con , pero seguramente esa no era la mejor noticia que podia darle a  en ese momento. Intento sonreir. En cuanto acabo de guardar el arco, las flechas, la aljaba y la diana en sus bolsas, recogio los objetos personales dispersos por la cabana. Dejo la fotografia de Nina sobre la repisa de la chimenea junto con el folleto de la bodega. Estaban unidos por el destino. Tenia el folleto en el bolsillo la noche que murio Nina. Tenia una cita con el propietario de los vinedos para el dia siguiente: una cita a la que no iria. Si  ignoraba quien habia sido su padre, al menos sabia donde lo habian engendrado: en el Malaga Hotel durante su inauguracion, en . «Nacido con Las Vegas», le gustaba jactarse.

Nacido en los dias gloriosos del crimen y de hombres. Eso era clase. Cualquier recien llegado a la ciudad que no les gustara, y construyera casinos con dinero de la droga mexicana y ganara millones de dolares gracias a la heroina, era sobornado, aterrorizado o eliminado. ¡Vaya huevos! habia matado a treinta hombres con sus propias manos, e incontables mas por mediacion de sus matones. habia ordenado tantas ejecuciones que creia que el asesinato no era un delito si no lo cometia el. ¿Voces que le parecen reales? Cuando  se entero de que la paseadora de perros habia resultado empalada por una estalactita durante un accidente espeleologico en Nuevo Mexico, decidio regresar al territorio del sofa, aunque esta vez escogio el nuevo de color verde salvia de , recien descargado del camion de Bloomingdale’s. Estaba obsesionada con proteger a , quien, en su mente, era la unica de sus clientas que habia escapado a la guadana de la Parca desde el comienzo de la infausta racha, y sentia la necesidad de vigilarla.

Y ahora, cuentame como esta, abuela. Perdona, ¿que edad tienes? No. Y es una deduccion sexista. conocia perfectamente la sorpresa que le esperaba en el salon, pero fingio desconcierto y nadie sospecho de su actuacion: Me siento totalmente atrapada, Zeph. A veces, en mitad de la noche, me imagino que salto del coche y acabo con todo para siempre. No es que vaya a hacerlo, pero la idea me sosiega.

No hay comentarios:

Publicar un comentario