domingo, 9 de febrero de 2014

Utilizar los ordenadores del hotel

Dos varones tambaleantes intentaban sujetarla con poco exito: un tipo encorvado con la cara llena de manchas y una cruz de diamantes colgada de una oreja y un individuo grandote con unos rizos del siglo XIX. Justo detras de ellos venia Asa con cara de vergüenza, mas de la que era habitual. Se dirigio al mostrador en linea recta, evitando los ojos, y se planto delante del ordenador que yo acababa de abandonar, aparentemente tan listo para actuar como si llevara alli desde el principio. ¿Donde quieres que espere?

Cerro los ojos y vio los bebes en la cama del motel, todos chicas, una con un dedo de mas en cada mano, la segunda demasiado pequena y callada, la tercera judia, dijo el conductor. Fallon se estaba preguntando si la cuarta, de pelo rojizo, podria pasar por italiana. El ama de cria, inexperta con bebes, habia pensado que estaba muerta, pero solo se habia dormido. Estaba llorando a pleno pulmon, luchando por vivir, agitaba las manitas en el aire, se aferraba a la vida, mirando a Fallon fijamente. ¿Y el estaba dentro del coche? Maureen la miro desconcertada. ¿Como es que entiendes ruso? pregunto cuando llegaron a una ancha calle y sus rickshaws marcharon uno junto al otro. Se encamino al telefono y llamo a su medica.

Quiza lo sepas mejor que nosotros. Te hemos oido hablar de ella con ese joven al que acompanabas. Asi que trabaja en el Gran Hotel «Hay que tener mucha intimidad con un hombre para no asquearse de sus ropas», penso. Hola, acabo de llegar y he oido tu mensaje dijo simulando una alegria que estaba muy lejos de sentir, sobre todo despues de haber intentado hablar con toda su familia y haber descubierto que todos estaban ocupados. Tambien replico el senor. Entre otras cosas, trabajo tambien en seguros. Pero aparte tengo asuntos mas importantes. La familia del sastre no se habia acostado, pues esperaban para saludar al nino. Yen imaginaba la entrada de otra manera. A pesar de todo, era bueno ver la preocupacion de su hijo y el empeno con que le ayudo a desnudarse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario