sábado, 18 de enero de 2014

Reflexiones ingeniosas sobre los hoteles

Aqui hay algo informo Julio pasando sus dedos por la rugosa pared detras del escritorio.
Llevo horas buscandola. Entonces, ¿tu no sabes donde ha podido ir? Y jamas habia hablado a nadie de la bola de cristal. El hombre guardo silencio unos segundos, carino Estaba demacrada. Esbozo una sonrisa fugaz y enseguida fruncio el ceno—. ¿Ha pasado algo? Bueno, a lo mejor yo no soy como la mayoria. se reclino contra los almohadones. Estaba preciosa, con la melena suelta y alborotada y los ojos resplandecientes. Era dificil que no se sintiera halagada y conmovida a la vez. Las palabras explicaban lo que habia leido en sus ojos y en su rostro. En ellos habia dolor y valor, una combinacion que le gustaba. Como le gustaba lo que le habia contado sobre sus hijos. Todo era autentico, sin rastro de Hollywood.

Despues,  cerro el movil de golpe, satisfecha. «Vaya estupida», penso. Con lo horrorosa que era la tal, ¿de verdad pensaba que una simple operacion de nariz iba a cambiar las cosas? Mas se frenara si no reunimos a los hombres necesarios, senor—insistio el trabajador ¿Me permites una sugerencia? Cambiate antes de salir. Esos pantalones estan hechos un desastre y la camiseta se ha dado de si. ¿Si estoy contento? pregunto el a su vez, y anadio—: Si, claro que lo estoy, nena. se extrano. Siempre habia oido decir que a los chinos no le importa la muerte, como si la muerte china fuera completamente distinta de la muerte americana. Sin embargo, Wang no parecia un hombre resignado. Corria de un lado para otro, como una gallina perseguida a la que se le quiere cortar la cabeza.

Su numero, Madameaviso la cansada telefonista. La estaba provocando. podria haberse molestado, pero no lo hizo. Se reclino contra el respaldo y ladeo la cabeza. Asi es, joven. No creo que hubiese servido de nada decirlo. Hasta la policia tenia claro que aquella mujer se suicido. No lo dudo, pero antes exijo una disculpa. Si dijo al final, con un suspiro—, me gustaria mucho que conociera a sus abuelos. Entonces  abrio la puerta e interrumpio todas sus reflexiones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario