jueves, 5 de diciembre de 2013

Una fugaz visita a Parque Tayrona

[caption id="attachment_171" align="alignleft" width="350"]Un delicioso lugar para visitar Las maravillas del Parque Tayrona[/caption]

Lo que más me gusta de las escapadas no previstas es precisamente eso, que nunca sabes al siguiente sitio que vas a visitar ni que maravillas del mundo vas a descubrir en un viaje no programado, donde las cosas ocurren como buenamente se presentan. Lo que menos me gusta, lo poco que duran, la fugacidad de unos instantes que probablemente no se vuelvan a repetir, y eso fue lo que me pasó en Santa Marta (Colombia) en una fugaz visita a Merecumbé, y que me llevó a disfrutar del parque tayrona como yo nunca pensé que podría hacer en un parque natural, y mira que nadie me avisó de que me encontraría un lugar tan bonito.

Lo primero que te sorprende nada más llegar, y a pesar que en principio yo iba a una formal reunión de negocios (que luego quedó en nada, pero esa es otra historia que merece ser contada en otra ocasión) es del absoluto respeto que allí se tiene por el medio ambiente, y no es por nada ese respeto, pues hay cientos de especies tanto animales como vegetales, únicas en el mundo. Un ecosistema de alto valor ecológico que merece todo el respeto y conservación al objeto preservarlo tanto por su riqueza como para el disfrute de las posteriores generaciones.

Conocí incluso a un par de guías indios Tayronas, de lo más agradables, conversadores y dicharacheros, que tuvieron la amabilidad de mostrarme lo más destacado del parque y un montón de curiosidades históricas, de esas que no aparecen en Internet y son transmitidas de generación en generación entre los propios Tayronas.

Mención aparte merece la excursión a las playas, donde nos llevaron a una playa muy recogida propia para la práctica del nudismo, cosa que llegamos a practicar y que hizo que me diera cuenta ahora a mis años, de que no todos los hombres somos iguales, cosa que también mencionaré en una próxima entrada.

Lo dicho: si puedes escaparte al Parque Tayrona, hazlo. No te arrepentirás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario