lunes, 11 de marzo de 2013

La direccion de una empresa hotelera

El problema está en la manía que tiene la gente de estar en TODAS las redes sociales con nula privacidad (p,ej. twitter), si tu estado es sólo visible por tus AMIGOS y no por cualquiera no tendrías problemas.

El problema no es de Foursquare ni de Twitter, es de la gente que los usa. Cada uno es responsable de la información que provee, no se porqué culpar a un servicio. El problema surge el día que una gran corporación hace una reclamación por el servicio como ha hecho Rosa. ¿Por qué? Señores, porque aquí, cualquier contrato, es “papel mojado”, da igual lo que diga y la gravedad de lo que pase: aunque tengas razón, y no hayan contratado lo que están pidiendo, uno se puede encontrar, os aseguro que con una redacción mucho más agresiva que la queja de Rosa, con un mail con copia a todo su escalafón de mando, hasta el director técnico, de ese “gran cliente” y con todo el escalafón de dirección de tu empresa, hasta el máximo nivel.

El propiertario de este hotel prefiere pagar una elevadísima cantidad de dinero antes que mantener en funcionamiento el hotel con los empleados actuales (desconozco si para cerrarlo definitivamente o no).

Justo cuando lo decia, se dio cuenta de que parecia tonta. Claro, Zen no solo consumia sino que traficaba. ¿Por que no lo habia pensado antes? Ahora entendia los fajos de billetes que exhibia a veces Siobhan, y por que no se ponia a buscar trabajo en serio y aun asi se las arreglaba para tener siempre la falda mas moderna, las botas mas modernas y el telefono mas moderno. Su hija la habia abandonado por . Y la unica culpable era bebio su vino. y estuvieron charlando tranquilamente, poniendose al dia. Ella le conto como avanzaba el rodaje y la enorme presion con la que trabajaban, la locura del dia a diauna manera habitual de trabajar en Malaga— y los conflictos y problemas que surgian continuamente. Era una experiencia interesante; no podia negarlo.

La casa de la familia Adams susurro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario