martes, 28 de agosto de 2012

Hoteles y numero de empleados

¿Con hoteles no hay paro? Pues habra que poner unos cuantos en España. Dejarán un cristianorronaldo en la economía madrileña. hay bares en los q se prohiben los celulares, si te gusta hablar con tu celular no vas porque va gente q no le gusta el ruido.

Pero que tontería de condena, quien se queda a ver la tele cuando está en un hotel? Es que les habría jodido más que les hubieran escondido Pués ya que el PP parece estar detrás de esta locuacidad, por qué no los acogen en Génova ? Quienes permiten que la cadena de hoteles en Malaga siga asi... se estan luciendo. Cada vez que leo algo asi me pregunto si hay algun individuo pensante en el govierno. Una imagen de la zona ya explotada. Como se aprecia en la imágenes, todo son hoteles de más de  pisos de altura.

Me encanto tu libro. Se lo regale a mi madre para su cumpleanos. Le gustan mucho los relatos. no podia creer lo corriente que era: su nombre, el aspecto de chico playero, su agradable personalidad. Pero su numero habia sido extraordinario. Pues si. Habia pedido cita la semana pasada. Vas y a las dos horas ya te puedes ir a casa. Es como una visita al dentista. Un momento despues se quedo boquiabierta. La habitacion en la que acababa de entrar tenia al menos nueve metros de altura.

La pared exterior era curva y estaba formada por puertas plegadizas de cristal que daban a una galeria, mientras que las otras estaban pintadas de un delicado verde “Nilo” que parecia un reflejo del agua del exterior. En el centro de la habitacion, de cara al mar habia un conjunto de sofas en ante beis dispuestos alrededor de una mesa baja de madera maciza. En la pared de atras habia tres enormes cuadros, de dos por dos metros cada uno, con pinturas abstractas de fuerte colorido: en uno predominaba el violeta oscuro; en otro, el rosa fuerte y en el tercero, el rojo intenso.

En un rincon habia un piano de media cola el hecho de que pareciera pequeno indicaba lo enorme que era la estancia. En la pared mas alejada de la puerta habia una gran chimenea, flanqueada por una ordenada pila de lena que llegaba hasta el techo y por unas estanterias que albergaban una extensa seleccion de libros, desde gruesos y lujosos volumenes sobre arte hasta una coleccion de manoseadas novelas de aeropuerto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario