jueves, 27 de octubre de 2011

Alojamiento a precio cerrado

Confirmo lo de Boadax. Es tirar el dinero, y te lian para que te gastes lo máximo posible. Quise presentar una queja por la tomadura de pelo que hacen pero no hay manera de contactar con ellos y que te digan nada. Te trincan la pasta como a un tonto. Hay otras webs, incluso gratuitas si no quieres extras de 'superpoderes' (no pongo el nombre x no hacer publicidad) que al menos la gente si es real y puedes cononcer a chicas o chicos sin problemas.

LO malo es que la gente de laprensa les da 'bola' a estos de Ashley M . ni siquiera comprueban sus notas de prensa y los datos 'chorras' que les remiten (hace unas semanas se sacaron de la manga lo de las Olimpiadas del sexoy se lo publicaron en todas partes). conloquendicausa

Ella misma habia llegado a este mundo dentro de una ostra, o alguien la habia puesto alli, o simplemente habia cobrado vida a partir del polvo cosmico. El caso es que habia conseguido que todos creyeramos que no tenia pasado. Como resultado, sus opiniones sobre las relaciones personales valian lo mismo que un bono de metro caducado. Por primera vez Juan no se resigno con la negativa y aprovecho que el desayuno habia llegado a su final para acercarse a antes de que esta saliera por la puerta Gracias,dijo tendiendole la mano Sabia que no me dejarias en un apurose acerco a la ventana y corrio las cortinas—, ¿Que quieres tomar? ¿Te? ¿Cafe? ¿Huevos?

Era un pequeno restaurante romantico en Pacific Heights con una carta excelente. Marco el numero con calma. La persona a la que llamaba descolgo al primer timbrazo. ¿Quieres emparejarme con un sospechoso?Solo mi propia madre estaba tan desesperada por verme con descendencia. Tanto que, por primera vez desde que era adulta, nuestra relacion estaba sufriendo de verdad. No uno de esos sufrimientos propios de la adolescencia y provocados por el uso no autorizado de una chaqueta de cuero, sino de los que te estrujan las tripas, del tipo «me-siento-como-si-ya-no-te-conociera».  observo como, indignada y con la cabeza muy erguida, bajaba la escalera que conducia a las dunas y volvia con paso firme a. Admiro la verticalidad de su espalda, la rectitud de sus hombros y la forma en que logro evitar los tropiezos aunque no llevaba los zapatos ideales para caminar por la arena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario