martes, 3 de agosto de 2010

Servicios especiales para empresas

Esque el error está en considerar una fiesta así como una manifestación política o social, y estáis en un grave error. No opino sobre qué se puede o debe hacer ni quién, ni cómo.

A nivel de trabajo el tener acceso a Internet en el hotel gratuito o a un precio aceptable (lo he visto a €/hora) me parece imprescindible. Que sí, que hay G, pero no en todas las empresas les dan una G a todos sus empleados ni la cobertura dentro de algunos hoteles es la mejor.

El gran demonio de Malaga es la cadena de hoteles en Malaga. La cadena de hoteles en Malaga... una piltrafilla con la que meterse, pero nos falta valor y seso para envestir a los verdaderos demonios de nuestros días, generadores de desigualdad y pobreza: el capitalismo, las grandes corporaciones, los gobiernos de Israel (gobierno genocida) y EE.UU, etc

no le creyo. Sonrio indulgentemente, pues le agradaba que quisiera elevar la categoria de su madre. la miro a los ojos sin acabar de creer lo que oia. no rechazaba ningun encargo si sabia que podia hacerlo y, despues de veinte anos juntos, habia aprendido que para su mujer escribir era tan vital como respirar. Aunque no hablara de ello, la escritura era una necesidad profunda y fundamental en su vida. Ademas, lo hacia muy bien. estaba muy orgulloso de ella y respetaba enormemente su trabajo.

Exacto. No en plan «Esta hecho», sino mas bien «Bueno, ya esta lista». He estado con gripedijo sabiendo que no la creeria. ¿Que pasa? susurro. ¿Como te convertiste en el senor Memoria?pregunto, ansiosa por estar sentada con el, disfrutar de su compania, pero al mismo tiempo con ganas de irse. «¡Si fueran tan fuertes para luchar como para sufrir!», penso por diezmilesima vez en su vida. ¿Podrias cubrirme diez minutos mas? Disculpe, senora, habia oido el piano y el se froto las manos humedas. Sono la bocina de un automovil; luego otra. De pronto oyo un rumor que le hizo acordarse de su patria: castanetear de getas de madera japonesa sobre el pavimento de la calle, sonrio en la oscuridad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario